Skip to content

Hace quince años iniciamos con todas las ganas del mundo un ciclo de conciertos al que le pusimos el nombre de un disco de Nick Cave. La cita fue acogida con entusiasmo por el público y, entre los artistas más independientes y underground de todo el país, corrió como la pólvora la noticia de que aquel verano de 2005 se podía venir a tocar a Sevilla a un lugar llamado Nocturama.

En todo este tiempo nuestro máximo empeño ha sido crear una oferta vinculada a creadores independientes, valorando la calidad y originalidad de sus propuestas más allá de modas o criterios comerciales.

Hay una memoria colectiva de Nocturama conformada por muchos y muy buenos recuerdos.