Skip to content

NOCTURAMA 2020 por Antonio Barahona

Lo de siempre como nunca / 2020 un año muy particular

 

 

En este especialísimo año 2020, se me ofrece la oportunidad de sumar valor al proyecto Nocturama, y anunciar a la ciudad desde el cartel que sí habrá festival, y que podremos disfrutar del buen hacer de todo lo que rodea el ya mítico encuentro sevillano.

Desde la certeza de que no soy diseñador, ni cartelista, ni profesional de la comunicación, sino un pintor de paleta y caballete, me propongo el ejercicio más sincero que puedo hacer, que no es otro que afrontarlo como una obra propia.

Tras pensar en aludir a Bacarisas y su maravillosa pintura “Noche en fiestas” o ponerme la camisa de un diseñador minimal, gracias a mis personas de confianza; Fátima, Javier y Marta y a partir de ahora también David, Violeta, Alfonso y Jesús decido hacer lo que mejor sé hacer. Me permitieron asumir este proceso creativo con toda la libertad que respiro en mi propia pintura. Y es que desde hace unos años retumba en mi cabeza esta idea “lo de siempre como nunca”.

Hay esencias, sustancias y realidades que se mantienen como lo permanente pero que se pueden contar de maneras diversas según tu tiempo y sensibilidad.

Desde este punto de partida y con alegría propongo de nuevo, lo de siempre como nunca. En lugar de paleta y caballete he trabajado esta imagen desde el mundo digital, en lugar de mis ya habituales vegetaciones al sol, os regalo armonías de la noche desconocidas para mí, en lugar de presentar un Casino neobarroco de 1929 lo limpio e interpreto como una construcción minimal/cartoon, en lugar de trabajar en soledad, consenso y me apoyo en el tejido cultural sevillano.

Y así, a través de esta imagen regalamos a Sevilla la ilusión de una noche de verano.

Un enérgico conjunto vegetal ensoñado y concatenado que asciende desde un primerísimo plano alejándose y guiando al espectador hasta un Casino en fiesta coronado por la luna del 27 de Agosto. En ausencia esta vez de personas bailando, luces o alusiones a la música, el color y la armonía formal del conjunto alude a esa atmósfera íntima, alegre, sensual y nocturna que define al festival.

¡Gracias Nocturama!