venta_entradas

INSTITUTO MEXICANO DEL SONIDO

Lo de Camilo Lara y su Instituto Mexicano del Sonido está cabrón, que dirían en su país. Desde que en 2006 alumbraran “Méjico Máxico”, mayúscula batidora sonora donde cabían por igual Juan Rulfo, Esquivel y King Tubby, la suerte les sonríe. No solo es que su peculiar concepción del ritmo latino –tradición mexicana a golpe de breaks- haya seducido a crítica y público, sino que también la industria se ha rendido a sus pies: rastreen canciones suyas en sagas gamers tan celebradas como “Grand Theft Auto”, series gringas como “Californication”, y revienta-taquillas como la mismísima “Coco”. Claro que sus colegas de profesión no se quedan atrás en devoción, de ahí que en sus discos hasta el momento –cinco LPs y tres EPs, a más chido cada cual- se hayan rodeado de compas como Toot & The Maytals, Money Mark, Jota (de Los Planetas) o Calexico, entre muchos otros. Con un instituto tan concurrido y bailón, imaginen la fiesta de graduación.